La magia no termina…

No estamos compitiendo…

No pretendemos impresionar con técnicas rebuscadas…
No queremos (ni podemos) enseñar nada nuevo…

Somos de la vieja escuela… por eso nos permitimos asombrarnos con cosas simples, con sonrisas sinceras (escasas, por cierto, en este corporativo y globalizado siglo XXI)…
… y, cada tanto, después de disparar nos damos cuenta de que el instante único quedó atrapado en la cámara, para compartirlo, para reir de nuevo.

Si pudimos hacerlo, entonces cumplimos con ustedes… y también con nosotros mismos.